Hermandad: un lazo para aprender en la vida

 

Si tienes un hermano, quizás hayas tenido más de una pelea con él en la infancia, hayas tomado duras decisiones con respecto a él, o ideado estrategias para ayudarlo (o para fastidiarle la vida). El punto es que, si tienes hermanos, debes haber aprendido bien lo que es vivir en comunidad.

Y es que los lazos que unen a los hermanos son incluso más fuertes que los que unen a padres e hijos ya que al menos el 75% de la población tiene uno o más hermanos, y a los once años hemos compartido aproximadamente 33% de nuestro tiempo con ellos, aprendiendo un sinfín de herramientas para la vida, como resolución de conflictos, tolerancia a la frustración, negociación, empatía, entre otros.

De hecho, un estudio de la Universidad Brigham Young, ubicada en Provo en el estado de Utah, Estados Unidos, explica que la relación entre hermanos, aun cuando es conflictiva, genera lazos afectivos más fuertes, que refuerzan la autoestima de los individuos, lo cual les sirve en gran medida para la vida adulta, ya que aprenden a manejar y controlar mejor sus emociones.

La verdad es que los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo de los lazos fraternos, y es allí cuando surgirá la predominancia de sentimientos positivos o negativos hacia el otro. Los hermanos luchan primero en la niñez por el amor y atención de los padres, y luego en la adolescencia por sus límites y espacios como individuos.
Ya en la etapa adulta, las relaciones fraternales se entibian con la llegada de otros intereses, como las parejas, los hijos, el trabajo, las responsabilidades, entre otros. Si los conflictos fueron superados, la relación podrá seguir siendo positiva y estable, fundando un vínculo saludable.

Sin embargo, un estudio de la Universidad de Harvard establece una tendencia a sufrir de depresión en personas que han tenido relaciones conflictivas con sus hermanos, inclusive mayor que al tener relaciones destructivas con sus padres en la infancia. Este es un claro indicio de que para bien o para mal, las relaciones entre hermanos tienen una gran influencia en nuestras vidas.

Por otro lado, resulta una curiosidad un estudio realizado en niños israelíes que vivían en comunidades agrícolas cerradas, ya que más allá de los genes, ellos identificaban como hermanos a aquellos con quienes compartieron su infancia por tiempo prolongado, y nunca los elegían a ellos para casarse en la adultez, aun cuando no eran consanguíneos.

De cualquier forma, la prueba de fuego se lleva a cabo con la enfermedad de los padres, en donde se presentan muchos problemas entre hermanos, y es allí donde sale a relucir la verdadera fortaleza de la relación. Si sale triunfante, esta relación terminará siendo una de las más fuertes e importantes de nuestras vidas.

Fuentes consultadas:
http://www.quo.es/salud/asi-te-influye-un-hermano
http://www.quo.es/salud/mas-felices-con-hermanas
http://emprendedoresnews.com/tips/los-hermanos-sean-unidos-pero-no-tanto.html
http://www.conversandoenpositivo.cl/portal/index.php?option=com_content&view=a rticle&id=437:relacion-entre-hermanos&catid=46:desarrollo-evolutivo&Itemid=105

Imagen: langll