Cómo evitar el colesterol malo

colesterol

El organismo tiene diversos componentes que ayudan a realizar las distintas funciones, entre ellos está el colesterol; un lípido que está en los tejidos corporales y el plasma sanguíneo precursor de vitamina D, de las hormonas sexuales, corticoesteroidales y sales biliares. Sin embargo, algunos exponen que existe el colesterol bueno y otro malo.

El bueno es el de lipoproteínas de densidad alta (HDL) y es considerado así ya que recoge el colesterol no utilizado y lo devuelve al hígado que es el encargado de eliminarlo. Mientras que el colesterol calificado como malo es el de baja densidad (LDL) porque se acumula en las paredes de las arterias haciendo que sea difícil que la sangre circule adecuadamente hacia el corazón.

Cuando son altos los niveles de ese colesterol de baja densidad aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, porque se adhiere a las paredes de vasos sanguíneos, estrechándolas y multiplica el riesgo de padecer ataques cardíacos o derrames cerebrales, por ello es necesario prevenir que se eleven.

Una de las razones por las que aumentan los niveles es el consumo de alimentos que lo contienen en abundancia, pero también hay otros factores que inciden. Para mantener el colesterol malo en valores que no afecten la salud debes evitar el cigarrillo, consumir bebidas alcohólicas, el sedentarismo y la ingesta de alimentos con altos contenidos de grasas, particularmente de origen animal

Evita el consumo de alimentos ricos en grasas trans como los panes o los alimentos precocinados; las mantequillas, embutidos, natas; mariscos: como los langostinos, gambas y cigalas, las frituras, lácteos enteros, así como el aceite de coco y de palma.

Otro de los factores que puede hacer variar los niveles de colesterol es el estrés, por lo que saber manejar o controlarlo también es importante.

Para reducir el colesterol malo puedes seguir una dieta baja en grasas y alta en fibras; aderezar tus ensaladas con aceite de oliva y come semillas, ya que contienen esteroles vegetales y estanoles, que imitan el papel del colesterol en el intestino y bloquean su absorción.

Aunado a una dieta balanceada, rica en frutas y verduras debes practicar ejercicios con regularidad porque al aumentar el gasto energético y el consumo de grasas bajan los niveles altos de colesterol. Reduciendo el LDL y aumenta las cifras de colesterol HDL.

Pero para que el ejercicio físico cumpla esa función es importantísimo que este sea aeróbico, de media o baja intensidad pero de larga duración. Lo ideal es practicarlo con regularidad con una duración de entre 30 y 40 minutos.

Practicar ejercicios no solo te ayudará a mantenerte en forma y saludables sino a liberar el estrés para que no sea el causante de la variación en los niveles de colesterol.

Fuentes

https://es.wikipedia.org/wiki/Colesterol

http://salud.uncomo.com/articulo/cual-es-el-colesterol-bueno-y-el-colesterol-malo-15411.html

http://www.bbc.com/

Imagen:

Meditations