Cómo saber si sufres de fatiga crónica

Estar cansado por un corto período de tiempo puede ser normal, pero si la fatiga ya te acompaña por más de veinticuatro horas, es probable que estés padeciendo el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC).

En ese caso, ya no se trata solo de un ligero cansancio que puedes curar con una siesta reparadora a mitad del día, el SFC, es una enfermedad grave y muy compleja, y aunque aún no existe una causa exacta, hay dos factores que influyen en su aparición:

1. El virus Epstein Barr, o el virus de herpes humano tipo seis.
2. Respuesta deficiente del sistema inmunológico que deriva en inflamación del sistema nervioso.

Este síndrome se caracteriza por un cansancio físico y mental incesante, que solo empeora si realizamos actividades que involucren realizar un esfuerzo mental o físico. Pero estos no son los únicos síntomas, aquí te dejamos una lista detallada, para que sepas si sufres de esta grave enfermedad:

  1. Cansancio extremo: No es el típico cansancio después de una jornada laboral, ya que no se puede remediar con un sueño reparador, y tiende a acompañarte por seis meses o más. Empeora si realizas actividades físicas que impliquen estar de pie.
  2. La memoria: Cuando sufres de fatiga extrema es probable que tengas lapsus mentales y olvides hacer tareas diarias que antes eran fáciles de recordar para ti. También afecta la concentración, no nos permite enfocarnos en la tarea que
    estemos desempeñando.
  3. Dolores de cabeza: Se presentan este tipo de afecciones con más potencia y mayor intensidad que las que solías sufrir.
  4. Dolor corporal: Suele afectar a las articulaciones principalmente, las cuales no se enrojecen ni se inflaman, pero igual sientes un dolor inexplicable.
  5. Dolor de garganta: Además de un intenso dolor al tragar, también aumenta la sensibilidad de los ganglios presentes en esta área del cuerpo.
  6. Quebranto: Pueden presentarse fiebres leves de 38 grados centígrados.
  7. Sueño: Puedes tener dificultad para conciliar el sueño, lo que hace que duermas de manera irregular.

Si presentas varios de estos síntomas, es importante que acudas a tu médico de confianza, ya que, si esta enfermedad no se trata, podría derivar en otras afecciones más graves, como, por ejemplo, la depresión. Además, esta enfermedad suele ser un obstáculo para desarrollarse normalmente dentro de los círculos sociales a los que perteneces.

Para prevenir este trastorno, se recomienda ingerir los siguientes alimentos:

carbohidratos como principal fuente de energía, proteínas que eleven los aminoácidos en tu cuerpo,  vitaminas y minerales que activen tu metabolismo.

Con información de:

Identifica el síndrome de la fatiga crónica

Síndrome de fatiga crónica

Imagen:

CC0 Public Domain