Cosas que te harán ser feliz

ser-feliz

Todo el mundo quiere ser feliz, pero ¿de que forma? hay algún secreto? Existe algún modo de construir nuestra felicidad?

Yo no soy partidaria del pensamiento de que la felicidad está directamente vinculada a la cantidad de riqueza y dinero que uno tenga en su cuenta bancaria. Obviamente el dinero ayuda de algún modo a  sentirnos más seguros y a podernos permitir comprar cosas que de otro modo no podríamos, pero la felicidad no está vinculada a la cantidad de dinero que uno tenga.

Siempre hay necesidades, siempre habrá algo que desees, incluso aunque lo tengas todo.

La pirámide de Maslow, propuesta  por el psicólogo estadounidense Abraham Maslow, habla de una jerarquía de las necesidades humanas, que van desde las necesidades más básicas (de abrigo, vivienda y alimentación) hasta las necesidades superiores de autorealización. El hombre nunca está satisfecho y esa necesidad insatisfecha del ser humano puede provocar en las personas un estado de infelicidad.

Pero a pesar de lo anterior, hay una serie de condiciones que hacen que una persona pueda llegar a ser realmente feliz.

Lo que hace que una persona sea feliz

  1. Tener aprecio por la vida. Apreciar las cosas que uno tiene en la vida es una característica de la gente feliz. Sé agradecido por las cosas positivas que tienes y no te enfoques en lo negativo que ensombrece tu vida. Valora el simple hecho de poder respirar, caminar, comer, oír, ver, etc. aquellas cosas que damos por hechas en nuestra vida cotidiana sin valorarlas porque estamos acostumbrados a ellas, pero un día podrían desaparecer y  son un regalo que no debemos ignorar.
  2. Ser creativo ante las dificultades de la vida. Sí te encuentras ante un problema, usa la imaginación para resolverlo. Las personas felices ven los problemas y las dificultades de la vida como oportunidades para aprender y crecer. Por algo la resiliencia es una de mis palabras favoritas de la lengua española.
  3. Ser agradecido. Ser agradecido significa que valoras y aprecias lo que los demás hacen por ti y así lo demuestras. La persona agradecida desarrola una actitud positiva, aprende a ver el vaso medio lleno y el sol detrás de las nubes un día gris, por lo tanto te hace ser más feliz.
  4. Aprender a ser consciente de que el éxito no te hará feliz. Posiblemente te llenara de satisfacción en un momento dado cuando ves que se cumplen tus expectativas, pero eso no se debe confundir con felicidad. Vivimos en una sociedad competitiva que nos empuja a tener “éxito”  entendido este como tener un reconocido e importante puesto de trabajo en una importante empresa, prestigio social, alto estatus económico, etc. ¿Pero cuantos abogados prestigiosos, médicos reputados,  gente de negocios, son realmente felices? Deberíamos tener eso en cuenta y no caer en el error de creer que el prestigio social y un alto nivel económico son garantía de felicidad.  Según las palabras de Albert Schweitzer  “El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que estas haciendo, entonces serás exitoso”
  5. Compartir tiempo  con gente positiva. La felicidad es contagiosa. Estar con gente positiva, agradecida, entusiasta, nos contagia bienestar, y nos transmiten esa energía especial, que permite que el día rodeados de ellos, sea más placentero, reconfortante, e inclusive más productivo.
  6. Realizar ejercicio físico. El ejercicio reduce la depresión y la ansiedad,  y mejora la sensación de bienestar general.
  7. Aprender a perdonar.  Por mucho que te hayan hecho daño en la vida y por muy buenos argumentos que tengas para odiar, no deberías dejar que la falta de perdón consuma tu vida. Las personas felices saben que guardar rencor hace daño y aprenden a perdonar. El perdón trae consigo beneficios para la salud y el bienestar como por ejemplo: Reduce el dolor, reduce la presión arterial y alarga la vida. Cuantas personas habrán enfermado de cáncer o de alguna cardiopatía por albergar rencor en su interior. No dejes que el resentimiento por algo que paso en tu vida te gane la batalla.
  8. Ser generoso. Ayudar a otros te produce  una sensación de bienestar, aumenta tu autoestima, te hace valorar tu situación,  genera un sentido de propósito y  produce satisfacción. La gente verdaderamente feliz es desprendida, no es materialista y sabe compartir con los demás.

 

Referencias: 

http://www.upsocl.com/

http://postcron.com/es/

http://pijamasurf.com/

Imagen:   Greyerbaby